Publicitat
Publicitat

Rajoy apuesta por acudir como presidente al G-20 del 4 de septiembre en China

El presidente le ha dado un sí informal a Rivera, pero Sánchez se siente fuerte en el no

Mariano Rajoy luce optimista, ¿porque las tiene todas consigo? ¿O porque hace de tripas corazón ante la crisis de su plan? Moncloa apuesta a que la  Operación Investidura – basada en el acuerdo con Albert Rivera, Coalición Canaria y en el resultado positivo de una amplia conspiración en toda regla para atraerse los seis votos o la abstención del PSOE hasta completar la mayoría de 176- permitirá a Rajoy ser investido el 1 de septiembre, a tiempo para participar como jefe de Gobierno en la cumbre del G-20, el 4 y 5 de septiembre, en Hangzhou, China. ¿Farol?

Tras la oferta low cost o Ryanair, Rivera sufrió desconcierto al ver que Rajoy se daba una semana de plazo, hasta el miércoles 17 para dar la respuesta formal. Pero los contactos continuaron y Rivera tiene una respuesta informal. Se quedará satisfecho, le aseguran. La oferta de Rivera recibió en horas el respaldo de Felipe González. Y con la respuesta informal  positiva del PP, Rajoy y Rivera no han querido esperar hasta el miércoles 17.

Por esta razón, Rivera ha aconsejado, en una carta al PSOE, publicada  ayer en el diario El País, “permitir con su abstención arrancar la legislatura”.Rivera no vacila en asaetear  a su compatriota y ex socio, Pedro Sánchez: “Espero y deseo que los actuales dirigentes socialistas piensan más en nuestro país y en nuestros compatriotas y menos en quién liderará su partido en un futuro”. Al PP le ha faltado tiempo para jalear “el sentido de Estado” de Rivera por esta carta. D irigentes socialistas consultados por ARA aseguran que Sánchez está, ante estos movimientos, más fuerte que antes en el “no”.

El PP baraja  aprovechar la respuesta oficial a Rivera para formular una oferta más amplia dirigida al PSOE, con alguna propuesta estrella que exija, por ser una novedad, una definición del Comité Federal de dicho partido: una reforma constitucional. Ello podría justificar la convocatoria del Comité Federal, máximo órgano entre congresos. Los populares quieren llevar la presión al punto de que Sánchez tenga que plantearse si por “prestar” seis votos o la abstención a la investidura de Rajoy merece la penar ir a terceras elecciones.  ¿Tiene Rajoy una carta tapada? ¿La del PNV? Veremos.