Ciurana y Trapero en el Palau el 8 de septiembre de 2016

Cuando Puigdemont puenteó a Jané para sondear al jefe de los Mossos

"Lo bueno, si breve, dos veces bueno". O "lo bueno, si poco, dos veces bueno". Son dos aforismos de  Oráculo manual Y arte de prudencia,del escritor del Siglo de Oro Baltasar Gracián. Y es exactamente lo que ocurrió con el último testigo de ayer, cuando el tribunal ya dio por finalizada la sesión, tras declarar el exconsejero de Interior Jordi Jané. Resulta que en la pantalla de la sala aparece en ese momento, cuando todos se levantan para marchar, un rostro. Es Joan Vidal de Ciurana, quien prestaba declaración por videoconferencia desde Barcelona. Todos a sus asientos. Y vuelta a empezar.

La defensa del mayor Josep Lluís Trapero había solicitado la comparecencia de Vidal de Ciurana para indagar en una escena muy precisa: la breve reunión que el entonces secretario del Govern presidido por Carles Puigdemont mantuvo con Trapero el 8 de septiembre de 2016. 

Puigdemont le sugirió a Vidal de Ciurana que sondeara a Trapero en un contacto directo, “sin intermediarios”, cuál sería su posicionamiento como jefe de los Mossos -sin ser todavía mayor, categoría que asumió el 18 de abril de 2017- ante un curso de “confrontación institucional y política” con el Gobierno de Madrid.

Ciurana explicó también que en aquel momento todavía no había tenido lugar la moción de confianza -que fue planteada el 25 de septiembre de 2016- y en la cual Puigdemont prometió convocar un referéndum de autodeterminación.

Trapero, al ser convocado a la reunión, recordó Vidal de Ciurana, se lo contó al consejero Jané antes de que se llevara a cabo el encuentro. “Jané se interesó, ya que parecía una línea paralela a su departamento, recuerdo que tuvimos una conversación de dos horas”, recordó el antiguo secretario general del Govern.

la reunión tuvo lugar, según ha confirmado ARA, en el Palau de la Generalitat el 8 de septiembre de 2016. Y duró escasos 10 minutos. Puigdemont no apareció por allí.

“¿Qué le respondió el mayor Trapero?”- preguntó la abogada Tubau.

“Trapero me dijo que siempre y en cada momento ejecutaban las órdenes como policía judicial. Y cuando le pregunté qué legalidad cumpliría me aclaró que no existía una doble legalidad, catalana o española”, explicó Vidal de Ciurana.

“¿Le quedó alguna duda? -repreguntó la abogada.

“Ninguna. Y así se lo transmití al president Puigdemont”. 

Los fiscales no hicieron preguntas. Ni siquiera indagaron si Vidal de Ciurana había abandonado el Govern en julio de 2017 por discrepancias con el referéndum del 1-0.

La declaración de Vidal de Ciurana había seguido a la de Jané. Pero el exconsejero de Interior no fue preguntado por el encuentro Vidal de Ciurana-Trapero.

Fuentes jurídicas aseguran que la renuncia de Jané a la consejería de Interior tuvo en el puenteo que practicó Puigdemont con Trapero un motivo importante. Jané terminaría marchándose del Govern en julio de 2017.

Unas semanas después del citado encuentro del 8 de septiembre de 2016 en el Palau de la Generalitat ocurrió un hecho relevante.

El 26 de septiembre de 2016, el comisario superior de Coordinación Territorial de los Mossos, David Piqué,era hallado muerto en su domicilio. Piqué era el número 2 de Trapero. Y fue sustuido por el comisario Ferrán López, quien era responsable de Coordinación Central.

Piqué había sonado como una posible opción de Puigdemont para sustituir a Trapero como jefe de los Mossos.