Crónica de un sabotaje

Testigo de cargo sobre la reunión solicitada por Trapero el 1-O a la magistrada Armas

El letrado de la Administración de Justicia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Joaquim Martínez Sánchez, actuó ayer como un verdadero testigo de cargo en el juicio por rebelión/sedición, o  nosesabequé, de la Audiencia Nacional. En relación ¿a qué hecho? A la reunión celebrada en el TSJC, en en Passeig de Lluís Companys, a las 12:00 horas del 1 de octubre de 2017.

Flash back. El comisario Ferran López ya narró al tribunal que el coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo policial del 1-0, pese a estar con él la noche del sábado 30 de septiembre, omitió decirle que se había roto la actuación conjunta de Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional. 

Al día siguiente, domingo 1, se lo dijo sobre las nueve de la mañana. Lopez le envió por correo sobre las 8:45 horas una solicitud de apoyo para que se enviasen efectivos de la Guardia Civil y Policía Nacional a unos 230 colegios. Y luego se desplazó al Palacio Montaner, donde se habían convocado cuatro reuniones a lo largo de la jornada de la votación, a partir de las 9:00 horas. Pérez de los Cobos, dijo, al ver a López, que se había despistado sobre la cita y le anunció que se habían suspendido los cuatro encuentros convocados en el palacio Montaner, sede de la delegación del Gobierno en Cataluña, durante toda la jornada para seguir la actuación conjunta de las tres fuerzas.  C’est fini.

Flash forward. Nada más saber que Pérez de los Cobos declaró unilateralmente acabado el dispositivo, el mayor Josep Lluís Trapero llamó por teléfono al letrado de la Administración de Justicia del TSJC, Martínez Sánchez. ¿Qué le dijo?

He aquí su relato.

“El señor Trapero me llamó a mi móvil entre las 10 y las 11 de la mañana del 1 de octubre. Me pidió que trasladara a la magistrada Armas su interés en venir a hablar con ella para decirle las circunstancias que según él estaban ocurriendo y era graves. Hablé con ella. Estábamos los dos en el TSJC y me dijo que le convocara para las 12:00 horas. Yo estuve presente en el encuentro y compareció el señor Pérez de los Cobos. Yo no le cité. 

El señor Trapero trasladó a la magistrada lo que ya me había avanzado, que estaban ocurriendo circunstancias en su opinión graves, no sé si lo dijo explícitamente o fue sobrentendido que era por la actuación de otros cuerpos policiales. La magistrada se dirigió hacia el señor Pérez de los Cobos para que diera una explicación a lo que el señor Trapero estaba manifestando. El señor Pérez de los Cobios vino a reconocer que, efectivamente estaban produciéndose situaciones no sé si dijo difíciles o complicadas y acabó concluyendo que a pesar de ello tenía la situación bajo control. 

A raíz de estas manifestaciones, la magistrada les dijo que si había alguna cosa que tuvieran que comentar sobre las respectivas actuaciones o sobre posible descoordinación que se hubiera puesto de manifiesto podían quedarse en el despacho donde estaban y podían comentarlo. La magistrada y yo nos ausentamos y ellos dos se quedaron solos. La magistrada se fue a su despacho y yo estaba en. el despacho contiguo adonde ellos estaban reunidos. Oí que marchaban…”

He aquí la parte más relevante del relato. Es evidente que quien convocó a De los Cobos fue la magistrada.

Daban ganas de preguntar al letrado si pudo oir algo en la habitación contigua sobre lo que hablaron a solas, pero, obvio es, nadie indagó por ello. 

Pero ironías aparte, se puede ahora armar el puzle con las tres versiones (de Ferran López, Diego Pérez Cobos y del letrado del TSJC). El coronel, en contacto con el secretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto, en Madrid, decide romper la coordinación y actuación conjunta, para intervenir unilateralmente, sin denunciar, para recomponer la coordinación, la situación a la magistrada Armas, quien en su auto del 27 de septiembre había puntualizado: "Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional deberán actuar conjuntamente para la efectividad de lo ordenado [impedir el referéndum ilegal], prestándose en todo momento el auxilio y apoyo necesario que haga posible el estricto cumplimiento de lo que aquí se dispone".

Será Trapero, pues, quien denunciará el sabotaje e incumplimiento de lo que ordenaba la magistrada Armas en el TSJC.