Una extradición a remolque de Luxemburgo

El tribunal belga acepta la dependencia respecto a la decisión del TJUE sobre Puigdemont

La Fiscalía belga, que representa a la Fiscalía del Tribunal Supremo español, dio el pasado viernes, día 13 de diciembre, su visto bueno a la propuesta de la defensa de Carles Puigdemont, Toni Comín y Lluís Puig, de aplazar el procedimiento de extradición al menos mes y medio para dar tiempo al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) a pronunciarse sobre su demanda del 28 de junio de 2019 contra la decisión del Parlamento Europeo para que se reconozcan sus escaños de eurodiputados. Ayer, pues, el juez de primera instancia de Bruselas Jan Coppens resolvió, ante el acuerdo, convocar una nueva vista el próximo 3 de febrero.

Aunque normalmente el procedimiento de extradición mediante euroorden puede extenderse hasta los noventa días, en esta ocasión se juega de facto una prórrogasine dieporque el TJUE no ha fijado todavía fecha para la vista de esa demanda.

La defensa de Puigdemont y Comín ha visto reforzados sus argumentos de junio con las conclusiones del abogado general Maciej Szpunar sobre la situación de inmunidad de Oriol Junqueras -hechas públicas el pasado 12 de noviembre- en las que sostiene que debió ser considerado eurodiputado a partir de su elección. Y así lo han señalado los abogados en un escrito elevado con posterioridad ante el TJUE.

Junqueras y el TJUE

“La adquisición del mandato parlamentario de los diputados europeos resulta únicamente del voto de los electores y no puede estar supeditada al ulterior cumplimiento de formalidad alguna”, señaló Szpunar en sus conclusiones.

“Por ello albergo dudas sobre la competencia del TJUE para responder a las cuestiones prejudiciales en este asunto”, señaló, pero advirtió que dicho órgano sigue “siendo competente para conocer de la petición de decisión prejudicial mientras el órgano jurisdiccional [el Tribunal Supremo] que le remitió dicha petición no la retire”.

Con todo, será la Gran Sala del TJUE la que se pronuncie a través de una sentencia prevista para el próximo jueves, día 19, sobre las dudas del abogado general.

La defensa de Puigdemont contempla tres escenarios para el jueves día 19: a) que el TJUE considere extinguida la cuestión prejudicial y se declare incompetente; b) Junqueras tenía inmunidad pero la ha perdido con la sentencia y c) que el 14 de octubre poseía inmunidad y que no podía ser condenado sin autorización del Parlamento Europeo.

La defensa estima que las dos últimas serían un claro espaldarazo para Puigdemont y Comín en la medida en que les consideraría eurodiputados. A diferencia de Junqueras no han sido condenados y por tanto el Tribunal Supremo tendría que solicitar autorización al Parlamento Europeo para proceder contra ellos (suplicatorio).

Con todo, al no ser esta resolución en la causa de Puigdemont y Comín, se abriría un proceso de aclaraciones a través de escritos ante el TJUE.

El caso de Lluís Puig

Lluís Puig, que no es eurodiputado electo, también se ha visto arrastrado al aplazamiento del procedimiento de extradición con vistas a la resolución que pueda adoptar en su día el TJUE sobre la inmunidad de Puigdemont y Comín.

¿Cómo se explica? Fuentes jurídicas señalan que la Fiscalía de Bruselas, al prestar su conformidad el viernes 13 al aplazamiento, rechazó escindir a Puig de la causa aunque lo que decida el TJUE no le vaya a afectar.

Puig está acusado de un delito de malversación, según la euroorden, porque la consellería de Cultura poseía una reserva anual presupuestaria de 238.003,35 euros en la empresa Unipost.

Las fuentes consultadas señalan que solo se han acreditado -en el juzgado de instrucción 13 de Barcelona- envíos realizados por Unipost de 39.000 euros que nada tienen que ver con el referéndum del 1 de octubre y que no corresponden totalmente con los meses de Puig al frente de la consellería, donde asumió a primeros de julio de 2017. La tipicidad del delito de corrupción – al que se intenta equiparar con malversación- exige en Bélgica el enriquecimiento personal.

Por esta razón, Puig tiene indicios de que la extradición será rechazada. De momento Puig está en el paquete de Puigdemont y Comín, pero puede orientarse a acelerar su propio procedimiento de extradición, al margen de los temas de la inmunidad.