"Trapero está loco", dijo Jordi Sànchez al ver a la Brimo

El exjefe de los antidisturbios de los Mossos el 20-S asegura que tiene la conversación gravada

Carlos Hernández, jefe de la unidad especializada en mantener el orden público en Cataluña (BRIMO) durante los acontecimientos del 20 de septiembre de 2017 en la consejería de Economía, declaró ayer que Jordi Sánchez al ver a sus agentes exclamó: “Esto no es lo que hemos acordado, saca a la BRIMO de aquí”.

Como quiera que el jefe policial le dijo que a él no le daba órdenes y que iba a cumplir su misión, Sánchez, según esta versión, cogió su móvil y anunció que llamaría al president y al consejero, en referencia a Carles Puigdemont y Joaquim Forn.

Hernández apuntó: “Hizo una llamada de teléfono. Desconozco si hizo una llamada al presidente como me dijo o al consejero, pero sí les puedo repetir lo que él dijo, porque yo lo tenía delante. Aquella conversación está grabada. Las palabras que el señor Jordi Sánchez dijo ante mí, a un metro de distancia, fueron: 'Trapero está loco, se ha vuelto loco. Ha perdido la cabeza, ’ha begut l’enteniment’ una frase hecha en catalán que quiere decir ha perdido el conocimiento. Un par de minutos después se gira y me dice que Trapero va a recibir una llamada y os vais a largar. Le dije que podía llamar al Papa de Roma, que si a mi la orden no me venía de mi cadena de mando yo iba a cumplir la orden que era llegar a la consejería y sacar a la comitiva judicial”.

Este testimonio reproduce lo que Hernández ya declaró en el juicio del procés en el Tribunal Supremo.

Y refleja la situación ambivalente en que se había situado el mayor Trapero en aquellos días. 

Mientras para el coronel Diego Pérez de los Cobos era el Pancho Villa de Puigdemont, para los sectores independentistas se había vuelto loco al enviar la BRIMO a la consejería de Economía.

El relato de Hernández tiene una segunda parte. “A los diez minutos, Jordi Sánchez quiere volver a hablar conmigo. Me encuentro con una persona mucho más colaboradora, su actitud ha cambiado diametralmente, me ofrece ayuda, calmar los ánimos, yo le insisto en que tengo que llegar a la consejería para sacar a la comitiva y me dice que hará todo lo que esté en su mano para que podamos llegar allí. Permito que Jordi Sánchez y Jordi Cuixart entren dentro del pasillo que hemos organizado nosotros para que hablen con diferentes ciudadanos que están presionando a los policías y veo que ambos me pueden servir como mediadores y le pido a Sánchez el teléfono por si a lo largo de la noche necesito su ayuda. Será Sánchez quien por megáfono llamará a despejar la puerta del teatro Coliseum. Cuando bajamos con la letrada de la Administración de Justicia nos esperaba un coche y allí ya no había nadie”.

Ayer declaró el general de brigada de la guardia civil Mariano Martínez (ascendido a general de brigada en diciembre de 2018) a propuesta de la defensa del mayor Trapero. Martínez explicó que se mantuvo en contacto permanente, el 20 de septiembre de 2017, con el comisario Ferrán López para insistir en las peticiones de apoyo de orden público. El general narró que lo que se pidió, un pasillo para la entrada de los detenidos, no se hizo.

A preguntas del fiscal, el general dijo: “La conversación era Ferran, oye, vamos a espabilar, esto va a más, esto se está complicando, hay que tomar medidas, y en algún momento, según iba pasando la mañana, sobre todo, y parte de la tarde, las conversaciones iban siendo más tensas, no cabe duda, todos estábamos presionados y queríamos solventar aquello pero como no veíamos lógicamente la tensión hace a veces perder los nervios y recuerdo que en algún momento hubo una palabra mas fuerte por mi parte, y lo siento, no se estaba dando respuesta y mi estado de ánimo no era el más favorecedor para ser amable”.