TANCAMENT CULTURAL

Àngels Ponsa: "No se puede hablar de improvisación, porque la reacción ha sido rápida y atendiendo a todo el mundo""

La consellera dice que "la cultura es segura" pero que se cierra para evitar movilidad y aglomeraciones

Con menos de dos meses en el cargo, la consellera de Cultura, Àngels Ponsa, capea uno de los momentos más complicados para la cultura: un nuevo cierre de los espacios escénicos y de los cines acotado a los próximos quince días, además de medidas restrictivas de aforo para el resto de espacios. Ponsa defiende que la cultura ha hecho los deberes pero que tiene que cerrar para doblegar la curva. También asegura que habrá ayudas para todos los damnificados. Esta tarde una manifestación ante la consejería expresaba el enojo del sector. Minutos antes, respondía a esta entrevista por vía telefónica.

El sector no entiende que, si no hay riesgo de rebrote en los auditorios, se cierren. Les parece una medida arbitraria. ¿Cómo les respondería?

No lo es. Es cierto que la cultura lo ha hecho muy bien, y desde esta perspectiva no se entendería, pero la cuestión es que estamos en un nivel de propagación del covid muy alto y hay que revertir la curva, y la única manera es frenar la movilidad y la aglomeración de personas. En Europa, también en los estados que son grandes defensores de la cultura, están haciendo lo mismo.

Hoy oíamos a Fernando Simón justificando que no había que cerrar teatros y cines porque son lugares seguros, pero que el problema viene después. Ahora bien, aquí, con bares cerrados, toque de queda y aforos al 50%, ya había muchas medidas sobre estos espacios.

Totalmente de acuerdo. El sector cultural lo ha hecho impecablemente bien. No hay nada a decir. Esta ha sido la defensa que hemos hecho desde Cultura. Otra cosa es que cuando los epidemiólogos y las autoridades sanitarias marcan unas medidas ante una pandemia, tenemos que hacerles caso. Ahora bien, con unos parámetros y unos horizontes. La pregunta que hice es cuándo podremos volver a abrir.

"Tenemos que ayudar a todos los que han caído"

¿Cuando podrán volver a abrir?

Cuando estemos por debajo de 1 de velocidad de propagación de la enfermedad. Esto se puede darse en 15 días o máximo 3 semanas. El sector, mientras tanto, tiene que poder ser ayudado en su totalidad. Hemos hecho un cálculo y son 17,2 millones de euros.

¿A qué responde esta cifra?

A la ayuda a los trabajadores de la cultura que se quedan sin trabajo (técnicos, artistas, músicos, creadores, todas las personas) y a los espacios que dejan de ingresar (y también tienen trabajadores). Desde el primer momento nos estamos reuniendo con el sector para afinar las líneas de ayuda y no dejar a nadie fuera.

¿Cómo se podrá asegurar que haya ayudas directas a los creadores catalanes?

Hablando con el sector. Hemos hablado con todas las grandes entidades paraguas y los festivales en activo, entidades municipalistas, sindicatos, y lo continuamos haciendo para afinar más la convocatoria. Con los subsidios que publicamos antes del verano quizás no afinamos bastante. Habrá atención personalizada y sesiones formativas para que este dinero llegue cuanto antes mejor a las personas que lo necesitan. Queremos ser muy ágiles. La puerta a la que hay que llamar es la de la consejería de Cultura.

Las nuevas restricciones van encaminadas a focalizar lo esencial: trabajo y escuelas. Pero es que la cultura es un trabajo para 164.000 personas que, por su régimen laboral, como trabajan intermitentemente, en muchos casos quedan desamparadas.

Todas estas personas estarán atendidas con esta línea específicamente destinada a ellos. Todo el mundo tendrá que estar atendido. No prevemos que nadie quede fuera.

¿De dónde salen los 17,2 millones?

Es dinero que viene de Economía y que se añade al plan de rescate. Se nos ha dado lo que pedimos, fruto del cálculo aproximado de lo que se perderá en base a un cierre de un mes.

¿Por lo tanto se marca un mes de cierre?

No, ni mucho menos. Yo me marco el horizonte del 0,9 de Rt. Cuando pase, la cultura se normalizará, no puede ser de otro modo. Si se puede abrir antes quizás no se gastará todo el dinero, y si se alarga, que esperamos que no, se pedirá más.

"Sin la declaración de bien esencial habría caído todo el sector"

Se tiene la sensación que ser un bien esencial habrá valido sólo para 5 días, desde el toque de queda hasta el confinamiento. Porque finalmente la cultura ha caído.

No, no. La declaración de bien esencial ha permitido salvar una parte importante de la cultura que no representa una aglomeración, como son bibliotecas, librerías, museos, espacios de arte, yacimientos, archivos... Espacios que en la primera oleada cayeron, ahora estarán abiertos. Hemos podido hacer cirugía fina. Básicamente hemos cerrado teatros, auditorios y cines, y el argumento es la concentración de público que se quiere evitar para doblar la curva. Coincido que son los espacios más populares o concurridos, pero buena parte de la cultura se ha salvado; la lista es considerable. Sin la declaración de bien esencial habría caído todo el sector.

¿Se ha sentido escuchada dentro del Govern? ¿Ha pensado en algún momento que la cultura podría ser una excepción?

Yo he luchado por eso. Conozco el sector, lo defiendo, soy parte de él, empatitzo con su precariedad y sé que esta crisis se ha ensañado con ellos, y por lo tanto lo he luchado, solo faltaría. Ahora bien, también tengo que estar atenta a lo que dicen las autoridades sanitarias. En un momento en que ya no se podía rastrear, es peligroso. No puedo rebatir lo que ellos dicen, pero puedo dar voz a la cultura, que es lo que he hecho. Por eso hemos salvado buena parte de las equipaciones culturales. Pero cuando formas parte de un gobierno te tienes que hacer cargo de todos los puntos de vista. Por eso hemos intentado compensar al sector.

¿Este cierre no se habría podido prever? El domingo había toque de queda, esto comporta unos esfuerzos de reprogramación y cambios que caen cinco días después. La imprevisibilidad dificulta el trabajo de los programadores.

Tienes razón, pero la imprevisibilidad nos la da el virus. Hay tendencias que dificultan doblegar la curva, y esto complica el contexto sanitario, que no domino tanto. Pero a pesar de que no quiera, que me pese, que vaya en contra de una declaración, la realidad es muy terca, y quiero ser corresponsable de participar en doblegar la curva, desde el disgusto y la contrariedad. Quiero diferenciar mucho entre cómo se está haciendo en el sector cultural, que no hay nada a decir, y soy testigo, y lo que se nos pide, que es parar la movilidad y la concentración de gente.

¿Cómo se recuperará la sensación de espacio seguro?

Rápido. La gente sabe que la cultura es segura. No se cierra porque la cultura no sea segura sino por otros factores. En el momento en que volvemos a abrir, tendremos a punto una campaña para fomentar el consumo y la promoción cultural. También haremos una plataforma para canalizar el consumo cultural previendo que, si la pandemia se alarga, no podemos vivir con el 50% de ocupación de los auditorios. Lo aceleraremos. Tampoco hemos tenido mucho más tiempo, porque hace 24 horas de la decisión.

Sí, pero hace siete meses que la cultura vive esta excepcionalidad.

Esto es una cuestión para expertos en salud. Es un virus que se comporta muy diferente a otros virus, y no se puede hablar de improvisación, porque la reacción ha sido rápida y atendiendo a todo el mundo, e intentando no cometer los errores del pasado.

¿Cómo cree que saldrá, la cultura, de este 2020? Los museos caen un 90%, el sector musical lo cifra en el 75%, el teatro tres cuartos de lo mismo.

Todos los sectores saldrán tocados. Llevamos siete meses complicados, y a pesar de la reanudación en julio no acabamos de salir. Estoy convencida de que la ciudadanía tiene un alto nivel de conciencia. Suerte hemos tenido en estos meses, en la cultura, y la ciudadanía estará dispuesta a devolverle lo que la cultura ha dado. Con la ayuda de las instituciones y la creatividad del sector, seguro que se recuperará.