Liah Greenfeld: "Es imposible que los españoles entiendan a los catalanes"

Rusa de nacimiento, emigrada a Israel y ahora profesora en Estados Unidos, Liah Greenfeld, profesora de sociología, ciencia política y antropología, ha analizado el nacionalismo de medio mundo. Concluye que el nacionalismo español impulsado durante la dictadura fracasó y catalizó los nacionalismos catalán y vasco

Liah Greenfeld (Vladivostok, 1954) es una de las grandes expertas mundiales en nacionalismo. Profesora en la Universidad de Boston y en la Universidad de Lingnan (Hong Kong), su propia biografía es una pequeña muestra de la historia de Europa de los últimos decenios: nacida en la antigua URSS, emigró con sus padres a Israel antes de trasladarse a los Estados Unidos. Greenfeld, que a los siete años ya tocaba el violín y a los doce publicaba poesía, habla del nacionalismo desde la ciencia, huyendo del sentimiento y la pasión.

¿Qué se entiende por nacionalismo? ¿Cómo ha evolucionado con el tiempo?

El nacionalismo sigue siendo lo que fue: una poderosa fuerza política. Está detrás de cada gran cambio político y en todos los puntos calientes del planeta. Pero no es un fenómeno homogéneo, hay diferentes tipos. Algunos empoderan a la gente, promueven la tolerancia y la inclusividad. Otros, en cambio, son excluyentes y pueden tener, como hemos visto en el pasado, consecuencias terribles. Desgraciadamente, el tipo de nacionalismo más común en el mundo es el del segundo tipo, el que yo llamo colectivístico y étnico. Es el que vemos en el este de Europa o en Rusia.

Parece como si este nacionalismo excluyente fuera el que está ganando la batalla: Putin, Trump, incluso el Brexit...

Como decía, es el más común en el mundo, y desde la desintegración de la URSS parece que gane empuje. Como también avanza otro nacionalismo étnico, el que usa el islam. Pero es interesante que todo se equilibra a través del nacionalismo chino, que no es étnico. Por primera vez en la historia, el gigante asiático amenaza la hegemonía del nacionalismo étnico colectivística el mundo.

¿Cómo ve el choque entre Cataluña y España?

Lo veo como un conflicto entre una comunidad, la catalana, con una gran conciencia nacional, y un estado, sin conciencia nacional, que la gobierna. El nacionalismo español ha fracasado en su desarrollo, podemos decir que el nacionalismo español no existe. Es un marco imperial, basado en valores aceptados por todos: la democracia, la solidaridad... pero sin conciencia nacional. Es imposible que los españoles entiendan a los catalanes, no pueden comprender de qué les hablan.

Pero tienen símbolos nacionales, una bandera, un himno...

¡Sí, claro! Intentaron construir su nacionalismo, especialmente durante el período fascista, y no lo consiguieron. Y ahora la conexión con el fascismo mina el proyecto nacional de España, que, con la asociación con este pasado, pierde todo su atractivo. De hecho, Franco consiguió todo lo contrario de lo que quería: en lugar de desarrollar el nacionalismo español catalizó el sentimiento nacional catalán y el vasco.

Los catalanes apelan a un proceso democrático, pero España dice que no lo es. ¿Qué hacemos?

No hay una democracia, hay muchas. Los diferentes nacionalismos producen diferentes democracias. ¡Incluso la Alemania comunista llevaba el nombre de República Democrática Alemana! La cuestión es qué tipo de democracia se quiere: una liberal, que salvaguarde los derechos de los individuos, o una socialpopular, como la china, donde se puede dejar morir de hambre a la gente sin que pase nada. Tienes que tener claro si quieres sacrificar los individuos por el bien del colectivo o si quieres salvaguardar los derechos de los individuos. Aparentemente, España pide que los catalanes se sacrifiquen por el colectivo más grande...

España responde a todos los movimientos en este sentido con procesos judiciales...

Debe articular con mucha claridad sus ambiciones nacionales, dejar claro qué desea exactamente. Y también puede utilizar precedentes internacionales y contrarrestar la apelación a la ley con la apelación a otras leyes: derecho internacional, derecho a la autodeterminación... lo que sea. Y dejar claro que, por fortuna, no sois violentos. Este es un punto fundamental.

¿Por qué el Reino Unido permitió un referéndum de independencia en Escocia?

El nacionalismo británico es individualístico, casi se podría decir que considera a cada individuo una nación. ¿Qué pasó con la independencia de los EEUU? Fue en Inglaterra donde gente como Adam Smith vio claro que los americanos se separarían, y eso se entendía como algo legítimo. Los británicos les dejaron ir fácilmente, como en Escocia. No es que la escisión les hiciera felices, pero la veían como legítima.

¿Cómo ve la crisis de identidad que vive la construcción europea?

El proyecto europeo no fue nunca muy fuerte, fue básicamente un proyecto nacionalista de los grandes poderes europeos, específicamente de Francia y Alemania, sobre todo de este último país. Fue publicidad, como decir que Europa haría de competidor de EEUU y de Japón, o hoy de China. Pero no hay nada que os pueda hacer más competitivos que China. ¡Olvidadlo! La razón de ser de la UE casi ha desaparecido.

Concluyo que Europa no tiene conciencia nacional.

Exacto. Están intentando crear una conciencia nacional para Europa, y un colega mío, un politólogo polaco, lo ha bautizado como nacionalismo light, pero esto no funciona.