La tortura de Steve Urkel

El actor solía jugar a baloncesto con George Clooney, que trabajaba en el plató contiguo

MÒNICA PLANAS
MÒNICA PLANAS Periodista

Uno de los personajes más emblemáticos de la televisión de los años noventa fue, sin duda, Steve Urkel. La serie 'Family matters' ('Cosas de casa' en España, 'Todo queda en familia' en Latinoamérica) fue la 'sitcom' más longeva en Estados Unidos, sólo superada por 'Murphy Brown'. Sobrevivió nueve temporadas, de 1989 a 1998: incluso duró unos cuantos meses más que las exitosas 'Seinfeld' y 'The Simpsons'.

El personaje de Steve Urkel debía ser puntual, pero después de aparecer en el cuarto episodio de la primera temporada los productores se dieron cuenta de que la audiencia conectaba con él de una manera especial. Entre el público, cincuenta chicos del plató empezaron a llamar "Urkel! Urkel! Urkel!" cuando el actor se despedía. Y ahí comenzó el infierno del actor Jaleel White. Tenía trece años cuando comenzó a trabajar en la serie, por lo tanto, a lo largo de las nueve temporadas es evidente que el intérprete se iba haciendo mayor. Tenía por contrato afeitarse cada día y no podía engordar ni un gramo. Aunque no lo parecía, cuando 'Family matters' terminó, Jaleel White tenía veintidós años, un abismo con la apariencia de Steve Urkel, que tenía que parecer un chiquillo. Aquella lucha por mantenerse en una eterna niñez, la obsesión por no convertirse en un hombre, supuso una batalla constante contra su propio cuerpo que llegó a desgastar mucho el actor. Había que mantener la imagen que aparecía en todo tipo de merchandising de la cadena: camisetas, tazas, muñecos, pósters e incluso cajas de cereales.

En una entrevista en 1999 dijo: "Si alguna vez me veis haciendo este personaje de nuevo, me agarráis y me metéis un tiro en la cabeza para aseguraros de que me retiro de esta miseria"

Eso sí, una de las cosas buenas de rodar aquella serie, recuerda White, eran los partidos de baloncesto que jugaba durante las pausas con el actor George Clooney. Trabajaban en platós vecinos. Clooney grababa en ese momento 'Urgencias' y tenía tantos ratos muertos que se entretenía con aquel adolescente tan divertido que trabajaba en la serie del lado.

Con todo, Jaleel White acabó harto de su propio personaje. En una entrevista en 1999 dijo: "Si alguna vez me veis haciendo este personaje de nuevo, me agarráis y me metéis un tiro en la cabeza para aseguraros de que me retiro de esta miseria". Años más tarde, cuando le recordaron la frase, pareció que se arrepentía de haberla pronunciado y lo atribuyó a un malentendido de los periodistas: "Me sabe muy mal cómo a menudo se sacan las frases de contexto. A mí me encantó interpretar a ese personaje. Y lo cierto es que yo estaba madurando y, para ser honestos, retrasé mi proceso para convertirme en un hombre para mantener la autenticidad del personaje". No es extraño que lo hiciera, teniendo en cuenta que el actor acabó cobrando, la última temporada, ciento ochenta mil dólares por capítulo. Ahora bien, para Jaleel White fue muy difícil volver a encontrar trabajo después de 'Family matters'. El actor, hoy en día, parece aún esclavo de aquel personaje de los elásticos y los pantalones recortados.